¿Qué se necesita para cerrar el año contable y por qué es tan importante?

Cerrar el año contable cuanto antes es lo mejor que puedes hacer por dos motivos. El primero, poder anticiparte y no ir a contrarreloj. El segundo, aplicar todo lo aprendido para diseñar una mejor estrategia en el año que entra. Si para ello quieres saber qué necesitas para cerrar el año contable, este artículo te interesa.

¿Por qué es importante cerrar la contabilidad cuanto antes?

Cerrar el año contable cuanto antes te evitará consecuencias negativas por falta de previsión (saldos dudosos, resoluciones sin clarificar, etc.). Pero, además, está todo el tiempo perdido que no podrás aprovechar en enero, sumado al estrés, ya que la entrada del año está ligada a la presentación de los impuestos trimestrales (IVA e IRPF) y las declaraciones informativas (modelos 190, 390 y 347, entre otros).

Por tanto, cerrar el año contable de forma temprana tiene importantes beneficios financieros, ya que dispondrás anticipadamente de información relevante para una mejor toma de decisiones a la hora de planificar y controlar tu estrategia.

¿Qué se necesita para cerrar el año contable?

Y es que, aparte de ser una obligación legal, la contabilidad es una necesidad estratégica. Todos los datos obtenidos del cierre de la contabilidad anual, se convertirán en una excelente fuente de información empresarial crucial, por lo que, no sólo es importante cerrar la contabilidad en el momento adecuado, sino que igual o más importante es hacerlo de forma correcta.

 

¿Qué información básica se necesita para ello?

  • Resolución de incidencias que sigan pendientes de clarificación: imprescindible para conocer el origen de algunos puntos contables (sobre todo, en cuanto a movimientos bancarios).
  • Operaciones vinculadas: para poder estudiar debidamente las operaciones realizadas entre la empresa y los socios, administradores, familiares de los socios y administradores hasta el tercer grado, así como empresas del mismo grupo empresarial.
  • Existencias a 31 de diciembre: relación de existencias de materiales y de trabajos en curso valoradas a precio de coste o coste de producción. Para ello, lo suyo es que a lo largo del año lleves un exhaustivo y correcto control de existencias para estar siempre al día sobre la realidad de tu empresa.
  • Saldos de dudoso cobro: indicar el importe de los saldos de clientes de los cuales dudes que vayas a cobrar, para dotar la oportuna provisión (son los impagos superiores a seis meses, que, por otra parte, también debes saber que pueden gestionarse con tal de recuperar el IVA).
  • Inmovilizado: bajas de elementos de inmovilizado que hayan podido producirse durante el ejercicio (es decir, tener controlado el inventario de elementos de inmovilizado).

 

¿Qué información extra se necesita para cerrar el año a la perfección?

  • Revisión del tamaño de la empresa: para tener en cuenta los beneficios fiscales aplicables.
  • Comprobación de los datos de los que dispone la administración: para revisarlos con la contabilidad y evitar requerimientos.
  • Reclasificación de deudas de largo a corto plazo: y también comprobación del pago de todas las cuotas a tiempo y liquidación de la cantidad correspondiente.
  • Realización de las dotaciones por amortización del ejercicio de todos los elementos existentes: comprobar que los importes amortizados y los pendientes de amortizar de la contabilidad cuadren con las fichas de los elementos, así como revisar si existen diferencias entre el valor contable y fiscal para poder fijar los ajustes necesarios.
  • Comprobación de los saldos de proveedores y clientes: para asegurarte de que no quede nada pendiente y de que los saldos pendientes de pago y de cobro sean correctos.
  • Revisión de las cuentas relacionadas con socios y administradores: si esta cuenta tiene saldo deudor o acreedor, tiene consecuencias.
  • Comprobación de subvenciones: ya sean de capital (para imputar la parte correspondiente del ejercicio a los resultados) como de explotación (para verificar que se hayan declarado con independencia al cobro).

Conclusión sobre el cierre del año contable

Llegados a este punto, quizás sea un tanto abrumadora la cantidad de información y de datos que debes recabar para cerrar el año contable a tiempo y de forma correcta. Por ello, te recomendamos que pongas todo esto en manos de un profesional experto, la figura profesional del controller. En este artículo te explicamos tres grandes ventajas que te proporcionará el controller financiero y de gestión.

 

¿Necesitas una mano experta?

En Actiu Consultors nos ponemos a tu disposición con la figura profesional de nuestro controller financiero y de gestión. ¡Contacta con nosotros y te informaremos con detalle y sin compromiso!

 

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?