¿Qué es y cómo hacer un proceso de selección de personal?

El factor más importante para una empresa es su capital humano. Así que, si necesitas saber cómo hacer un proceso de selección de personal o reclutamiento para captar nuevos talentos que ayuden a crecer o mejorar tu negocio, este artículo te interesa.

¿Qué es la selección de personal?

La selección de personal es el proceso necesario para elegir y contratar a la persona más competente y adecuada para una plaza de trabajo concreta dentro de la empresa. Se trata de un proceso crucial, ya que para cubrir la vacante deben evaluarse múltiples aspectos de las personas candidatas, como su experiencia, conocimientos, habilidades, cualidades… todos ellos necesarios para satisfacer las necesidades de la empresa.

¿Y el reclutamiento? Vamos a pasar de puntillas tan sólo para que sepas que la selección de personal y el reclutamiento no son lo mismo, aunque ambos formen parte del proceso de empleo de una compañía. Para que te hagas una idea de la diferencia principal, veamos el objetivo de uno y otro. Mientras el reclutamiento busca tener un gran número de candidatos para optar a un puesto de trabajo, la selección de personal consiste, precisamente, en escoger a la persona idónea para esa vacante.

¿Cómo hacer un proceso de selección de personal?

Como decíamos al principio de todo, la selección de personal es un proceso. Concretamente, un proceso compuesto de distintas fases, siendo todas ellas de gran relevancia, debido a que los resultados obtenidos en cada una de las etapas, nos acercará al éxito o fracaso del resultado final: haber encontrado al candidato ideal para el puesto de trabajo, que se adapte bien y rápidamente, y sea todo cuanto se espera.

Fases del proceso de selección

  1. Detectar las necesidades: ¿qué puesto/s tienes que cubrir? ¿Cuáles son las necesidades reales de tu empresa? Antes de empezar a buscar, el primer paso es mirar con lupa la situación en la que nos encontramos para ser realistas y determinar cuáles son nuestras necesidades de personal, detectar posibles defectos en nuestro sistema de trabajo, saber con exactitud de cuántos trabajadores precisamos, así como si son perfiles que pueden sustituirse o promocionarse internamente.
  2. Definir el perfil de la persona candidata y el puesto de trabajo: ¿qué cualidades buscamos? ¿Qué funciones debe desarrollar dentro de la empresa y qué se le ofrecerá por ello? Es hora de estipular la categoría, el sueldo, las funcionas a desarrollar, el horario… del mismo modo que establecer los criterios de valoración (estudios, experiencia, conocimientos técnicos, valores, capacidad de trabajo en equipo, capacidad para trabajar bajo presión, idiomas, etc.).
  3. Búsqueda o convocatoria de personas candidatas: anuncios, agencias de empleo, recomendaciones, bases de datos internos, revisar currículums que nos hayan llegado paralelamente, empresas de selección, promoción interna… Son varias las alternativas para iniciar la búsqueda o realizar la convocatoria para que se presenten todas aquellas personas que cumplan los requisitos definidos previamente.
  4. Analizar los currículums y preselección: una vez recopilada toda la información necesaria de los perfiles presentados, ha llegado el momento de analizar sus currículums para realizar una preselección de posibles candidatos.
  5. La entrevista: entre la preselección y la selección final, se da una de las fases más importantes del proceso de selección, porque es el cara a cara lo que acaba de inclinar la balanza. Normalmente, las entrevistas no suelen durar mucho tiempo, por lo que el entrevistado todavía debe hacer más esfuerzos para gestionar su tiempo y transmitir con eficacia sus puntos fuertes para la vacante.
  6. La contratación: ¡ya está, ya tenemos a la persona perfecta para el puesto de trabajo! ¿Ahora qué? Pues ahora es el momento de contratarla formalmente, teniendo en cuenta su casuística personal para las bonificaciones sociales (lo que incluye: edad, si tiene o no discapacidades, si está inscrito en el paro, si ha sufrido violencia de género, etc.).

Posteriormente, vendrán las fases internas por las que el nuevo trabajador tendrá que incorporarse a su puesto, habrá que formarle y realizar un seguimiento para garantizar que se adapte cuanto antes y de la mejor manera posible tanto al equipo como a sus funciones.

Conclusión sobre cómo hacer un proceso de selección de personal

Como hemos visto, son varias las fases para la selección de personal, proceso que se inicia desde el momento en que necesitamos reclutar a un perfil concreto para una vacante y que finaliza con su contratación. Si debes contratar a alguien y te preguntas cómo hacer un proceso de selección de personal correctamente, lo primero que te recomendamos es que tengas paciencia y seas metódico. La búsqueda de talento no es una tarea sencilla, pero, sin duda, te acercará al éxito de encontrar un perfil que ayude a crecer y mejorar tu negocio.

¿Necesitas una mano experta?

En Actiu Consultors podemos realizar tu proceso de selección de personal. Nos ponemos a tu disposición con nuestro asesor laboral. ¡Contacta con nosotros y te informaremos con detalle y sin compromiso!

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?